Putas ganas de seguir el show. 15/03/2011

Putas ganas de seguir el show. 15/03/2011.

Adán y Eva. Ahí estamos los dos. Empecemos por mí, Eva no merece un miligramo de caballerosidad y buenas costumbres. Estoy bien, terminando de escribir, (pena no me falta por ello), pero resuelto. Hoy es día 15 de marzo de 2011. Estoy trabajando, (o disimulando), mientras termino de desgastar  la  barra  espaciadora  de  mi  HP  EliteBook 8730w. Estoy contento por cómo he llevado todo esto y estoy orgulloso de mí mismo. Hoy es la última oportunidad que tenemos de hablar, “por trabajo”. Son las 11:00 a.m. y a las 13:30 sale de trabajar. Luego el fin de semana y por fin vendrán sus vacaciones, una semana a partir del próximo lunes y posteriormente dos  semanas  más  en  Colombia  y Brasil haciendo no sé qué cosas por trabajo, (no me interesa). Esas tres semanas son las que ocuparé en finalizar temas pendientes con su empresa. Después, la nada.

La sensación que tengo es extraña. Se ha terminado todo por fin y no es que no esté contento, es que no me gusta esta parte de la vida, esa parte en la que hay cosas que pasan y ocurren y vienen y van, desordenadas. Se asientan como una mariposa en tu dedo índice o anular, (nunca corazón), y al instante ya no están. Ahora toca pensar si un día, un buen día dentro de un buen mes de un buen año volveremos a reencontrarnos. Sin lastres, memoria ni  reproches. Sin recuerdos malos  y los buenos en la caja fuerte de lo que pudo ser y no fue, y ya. Bueno, pensar en ello sí, pero poco, no quiero pasar demasiado tiempo pensando en ello. Claro que la guardo rencor, pero el sentimiento que tengo ahora mismo roza más la pena, tangencialmente eso sí, y más acusado que el cabreo. Una pena a dieta, la Duncan por ejemplo, pero pena. Le preguntaba a mi Bro. el otro día cómo era posible que este tipo de personas tuvieran amigos y amigas. Él me contestó que hay personas que necesitan de esas personas, pero que sólo mientras puedan obtener algo de ellas; que ante la primera adversidad se quedarán solas y desposeídas de esa pseudo amistad que creían tener y disfrutar. Son entes que no saben vivir ni amar, están vacíos y llenan esos huecos con otras gentes, pero no las dejan entrar, sólo rodear.

Te deseo que sigas siendo así, que nada te cambie para que un buen día y cuando ya sea demasiado tarde mires atrás y veas que no has recorrido ningún camino, que vas sin brújula y que a los 60 años ya no importa tanto cómo tienes el culo, tetas, bíceps o piernas, a los 60 años preocupa lo que hayas conseguido, las personas de las que te has rodeado, los libros que has leído y lo que puedas aportar y sumar a tu vida para finalizarla de una manera plena y eficaz.

Al final de ese camino que no has recorrido te quedarás sola, suerte entonces cuando decidas comenzar a construir  tu  vida.  Yo  estaré  al  final  de ese  camino  para decirte, adío.

Esto sobre Adán. Sobre Eva. Sobre ella, qué tengo que decir:

“Putas ganas de seguir el show ni de continuar mintiendo.

Y en un travelling algo veloz, sale un “FIN” en negro”

(1999 – Love Of Lesbian)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s